La lucha contra Obesidad infantil

La lucha contra Obesidad infantil

La lucha contra la obesidad infantil, es un proceso que debe pasar por las distintas etapas de cambio de comportamiento, dado que el cambio de comportamiento, nunca se produce en forma instantánea.

¿Cómo actuar en cada etapa del cambio de comportamiento?

Se tiene que  acompañar al sujeto para que transite por las distintas etapas: Preconsideración, Consideración, Acción y Mantenimiento; a cada una de las cuales les corresponde una acción de marketing social.

A cada una de estas etapas les corresponde una acción de marketing.

Ejercicio físico infantil

¿Qué puede ofrecer el marketing social?

Desde el marketing social, siempre se trabaja para presentar alternativas, para persuadir y motivar, porque su rasgo característico es la persuasión.

Es posible presentar la opción de consumo de alimentos saludables y nutritivos pero con bajo nivel de calorías, como un producto social atractivo.

¿Qué papel cumplen las leyes de etiquetado?

El etiquetado puede ayudar como forma de concienciación pero resulta insuficiente, como para promover un cambio de comportamiento favorable y perdurable, en lo relacionado con el consumo de alimentos y bebidas con muchas calorías.

La leyes de etiquetado que se han sancionado en distintos países de América Latina, es una buena iniciativa, que tiene que ser insertada en una estrategia de marketing social.

La estrategia político legal por sí misma, no traerá resultados positivos dado que la ley se basa en la coerción, en tanto que el marketing social trabaja basado en la persuasión, en cada etapa del cambio de comportamiento.

Con esta iniciativa, solamente estaríamos ingresando en la etapa de Preconsideración, en forma parcial, dejando de lado el resto de las etapas.

En la etapa de Consideración se debe trabajar con insistencia, en derribar la creencia de que el alimento saludable, es menos sabroso o delicioso, que el alimento de altas calorías.

El marketing social combina estrategias

La implementación de una estrategia de marketing social, para cada etapa de cambio de comportamiento, es clave.

Esa estrategia tiene que combinar estrategias político legales, económicas, informativas, educativas e inclusive tecnológicas, es clave para lograr que el cambio de comportamiento sea duradero.

Esta combinación de estrategias, tiene que estar orientada a presentar una alternativa al consumo de alimentos con alto valor calórico.

Las leyes solamente formulan un mandato que no siempre provocan convicción en las personas e insuficiente para la lucha contra Obesidad infantil.

Por eso la ley tiene que ser articulada, para tener éxito, en una estrategia amplia que promueva el consumo de alimentos saludables, con bajas caloría y el hábito de hacer ejercicio físico.

¿Ideas para promover un cambio de estilo de vida en los niños y las niñas?

Promoviendo una dieta balanceada: esto implica el consumo en porciones adecuadas de alimentos y bebidas saludables.

Promocionando la compra de  alimentos saludables.

Distribución: facilitar el acceso  a los alimentos y bebidas saludables a las familia.

Realizar encuentros donde se asesore cómo escoger una variedad de alimentos y bebidas saludables, de cada uno de los grupos de alimentos y  bebida y cómo consumir cada grupo en cada comida.

Capacitaciones: para aprender más respecto a comer y beber en forma saludable.

Promover la realización de actividad física durante una hora, todos los días.

Realizar campañas para que los niños y las niñas no estén inmovilizados frente a una pantalla (televisor o computadora) por más de dos horas, promoviendo entretenimientos alternativos.

Promover el consumo de frutas y verduras

La promoción del consumo de frutas y verduras, es muy importante dado que tienen vitaminas y baja cantidad de calorías y grasa.

Reducir al mínimo la comida chatarra

Si es inevitable lograr que los niños y las niñas abandonen la comida chatarra, por lo menos reducir el consumo de  papitas fritas, chocolates, caramelos, tortas, galletitas y postres, especialmente el helado.

Lo ideal es que cada familia evite tener ese tipo de alimentos en el hogar.

Recurrir al marketing negativo

En productos como los mencionados, será conveniente recurrir al marketing negativo (demarketing)

Un ejemplo de uso esta táctica sería, el desalentar el consumo de las gaseosas, aguas saborizadas con azúcar y las bebidas energizantes.

Tambien se pueden hacer acciones para desalentar el consumo de dulces.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.