Categorías
Alimentos

Alimentos por parte de los progenitores

¿Quiénes tienen la obligación de alimentar?

Ambos progenitores tienen la obligación de alimentar a sus hijos o hijas, conforme a su condición y fortuna.

¿Qué se considera al determinar la obligación alimentaria de cada progenitor?

No solamente el aporte en dinero que pueda hacer cada progenitor, sino también las tareas cotidianas que ha asumido el cuidado personal del hijo o hija.

Por lo tanto, estas tareas cotidianas tienen un valor económico y se consideran un aporte para la manutención del hijo o la hija.

¿Qué comprende la obligación alimentaria?

La manutención del hijo o la hija, la educación, el esparcimiento, la vestimenta, la habitación, la asistencia y gastos por enfermedad, como también los gastos necesarios para adquirir una profesión u oficio.

¿Qué sucede con los gastos extraordinarios?

Cuando ocurre alguna situación imprevista, es posible reclamar por separado una cuota para atender el imprevisto.

Por ejemplo: gastos para intervenciones quirúrgicas, asistencia médica, mudanzas, etcétera.

¿Cómo se fija la cuota alimentaria?

La cuota alimentaria puede establecerse por medio de una sentencia judicial o por un acuerdo extrajudicial entre las partes.

El acuerdo puede se presentarse judicialmente para su homologación.

¿Cómo se cumple con la obligación alimentaria?

Por medio de una prestación monetaria o en especie.

Esta prestación es proporcional a las posibilidades económicas del o la obligada a satisfacer los alimentos.

El pago de la cuota alimentaria se realiza mensualmente, en forma adelantada, del primero al quinto día de cada mes.

¿Cuándo termina la obligación alimentaria?

Cuando el hijo o hija cumple 21 años, excepto que se acredite que desde que llegó a la mayoría de edad (18 años),  cuenta con recursos suficientes para proveerse los alimentos por sí mismo o por sí misma.

Sin embargo, esta obligación puede extenderse hasta los 25 años, si el hijo o hija, continúa estudiando o se capacita en un arte u oficio.

Categorías
Alimentos

Reclamo por Alimentos Preguntas Frecuentes

¿Quienes son los parientes obligados a prestar alimentos?

El Código Civil y Comercial en el artículo 537,  dice que se deben alimentos los siguientes parientes:

  1. Los ascendientes y descendientes. Entre ellos están obligados preferentemente los más próximos en grado.
  2. Los hermanos bilaterales y unilaterales.

En cada caso, los parientes que están en mejores condiciones de proporcionarlos, son los que deben prestarlos.

En caso, de que dos o más parientes estén en condiciones de prestarlos, quedan obligados por partes iguales.

Sin embargo, el juez o jueza que intervenga en el juicio de alimentos, puede establecer cuotas distintas, considerando los bienes y las cargas de familia que tenga cada obligado u obligada.

¿Se les puede reclamar alimentos a los parientes por afinidad?

El Código Civil y comercial dice que sí, pero en forma limitada.

Solamente se deben alimentos entre el suegro o la suegra, y el yerno o la nuera.

También se deben alimentos entre hijos y padres afines. En este caso, no hay diferencia entre parientes matrimoniales y extramatrimoniales.

¿Que sucede si un pariente de grado más lejano es demandado?

Puede citar a otros parientes para que particien en el pago de los alimentos.

Esto significa que los puede hacer citar al juicio, para que la sentencia los comprenda.

También puede hacerlos citar, para ser desplazado por otro pariente de grado más cercado de quien reclama alimentos.

Además, el artículo 549 del Código Civil y Comercial permite a quien quedó obligado a pagar alimentos, a reclamar a los otros obligados, en la proporción que a cada uno les corresponde.

¿Qué requisitos debe cumplir un pariente para reclamarle alimentos a otro?
  1. Que el solicitante demuestre que se tiene una falta absoluta de recursos.
  2. Que demuestre la imposibilidad de adquirirlos con su trabajo, cualquiera sea la causa que ha generado su estado.
  3. Que exista un vínculo de parentesco dentro del grado que establece el Código Civil y Comercial.
  4. El alimentante debe estar en condiciones de prestar los alimentos.
  5. No debe existir un pariente más próximo al solicitante en condiciones de prestar alimentos.
¿Qué incluye la prestación de alimentos?

Lo necesario para la subsistencia, habitación, vestuario y asistencia médica.

Si la persona es menor de edad, también comprende lo necesario para la educación.

Se debe considerar, la condición de quien recibe la prestación de alimentos y las posibilidades económicas del alimentante.

¿Cómo se cumple con la obligación alimentaria?

Por medio del pago de una renta en dinero, en forma mensual, anticipada y sucesiva.

Aunque según sea el caso, el juez o jueza puede fijar cuotas por períodos más cortos.

Como excepción el obligado u obligada al pago, puede pedir autorización para cumplir con la obligación alimentaria de otra forma, pero debe fundamentarla petición, dando motivos suficientes.

¿Cuanto se fija de cuota alimentaria?

El monto se determina según las circunstancias del caso. Ese monto tiene que ser suficiente para que el alimentado o alimentada, continúe manteniendo su nivel de vida.

Por lo tanto, el juez o la jueza, establecará una cuota alimentaria que contemple las necesidades de quien reclama alimentos y su nivel de vida, y el patrimonio del o la alimentante.

Es común, que cuando el o la alimentante trabaja en relación de dependencia, se fije un porcentaje del salario, que puede oscilar entre el 25 o 35 por ciento, previo analisis de las circunstancia del caso.

El porcentaje se aplica sobre el total del sueldo, aguinaldo y cualquier ortra bonificación o ingreso.

Ese porcentual puede ser modificado, según cambien las circunstancias que se tuvieron en cuenta, al fijar la cuota alimentaria.

¿Se puede pedir el reajuste de la cuota alimentaria?

Sí, se puede pedir. Cuando el monto fijado pierde poder adquisitivo.

¿Se puede pedir cuota alimentaria por gastos extraordinarios?

Sí, pero no habilitan a pedir un reajuste de la cuota sino a reclamar una cuota aparte de la habitual.

Casos que habilitan este reclamo: gastos imprevistos, psicólogo/a,  asistencia médica para cirugías, gastos extraordinarios en medicamentos e inclusive una cuota específica por gastos de veraneo.

Otras situaciones que permiten hacer el reclamo: mudanza, gastos por un nuevo contrato de locación y tratamiento odontogico extraordinario como el tratamiento de ortodoncia.