Categorías
Ciudadanía Constitución Política

Concepto de Educación Cívica

La educación cívica estudia la organización y el funcionamiento del sistema político, legal e institucional del país.

Categorías
Ciudadanía Política

Acción Directa vs. Acción Política

Introducción

El año pasado en Sudamérica, se ha podido observar como las acciones directas se generalizaron, convirtiéndose en un canal de expresión popular que forma parte de las democracias en la actualidad.

Concepto de Acción Directa

La acción directa es una acción táctica que irrumpe en los procesos políticos. Los métodos que se utilizan suelen ser poco ortodoxos, a veces violentos y de discutible legitimidad, que se utiliza para presionar a los gobiernos.

Por medio de la acción directa, se desafía a las norman imperantes y a situaciones injustas que se desean revertir.

Tipos de Acción Directa

Existen varios tipos de acciones directas entre las cuales se puede mencionar: las huelgas generales, el corte de calles y/o rutas, las ocupaciones de lugares y las marcas por las calles.

A todo esto se suma la difusión por los medios de comunicación social, tanto por los tradicionales medios masivos como por las redes sociales.

Una elemento importante de las acciones directas es su objetivo, que es influir en quienes tienen que tomar decisiones políticas. Por eso hay quienes consideran, que la acción directa es un recurso legítimo político, de los sectores sociales que sufren injusticias y que se sienten lejos de la toma de decisiones políticas.

Por medio de las acciones directas, se puede movilizar a diferentes actores y no solamente a los directamente interesados en una decisión política favorable.

 De las acciones directas se consolidan o surgen liderazgos que se ponen al frente de la acción directa. Los medios de comunicación difunden la acción realizada para hacer visible a toda la ciudadanía la protesta y para que el reclamo llegue especialmente al gobierno de turno.

Por eso, la cobertura de los medios de comunicación social y canales digitales de comunicación en general, son un elemento clave; para poder presentar la reivindicación ante la opinión pública y conseguir su apoyo. Por lo que , la acción directa tiene que ser de interés periodístico.

Georges Sorel consideraba que la acción directa es contrapuesta a la acción política. 

Sorel en su libro Reflexiones sobre la violencia, criticaba duramente a la acción electoral y a la  parlamentaria, en tanto que justificaba la violencia y la huelga general como instrumentos de lucha.

Publicado bajo licencia Creative Commons. Se puede reproducir mencionando la fuente.

Categorías
Constitución Política

Constitución y limitación del poder

Introducción.

Decía Montequieu en su magnífica obra “El espíritu de las leyes”: “Las leyes, en su significación más lata, son las relaciones necesarias que se derivan de la naturaleza de las cosas”.

El constitucionalismo nació como una doctrina que limita el poder. De ello se desprende que la naturaleza propia del derecho constitucional, es ponerle límites al poder del Estado.

Las legislaciones de emergencia.

Por lo tanto, las legislaciones de emergencia, que muchas veces en Latinoamérica son inevitables porque la realidad fáctico polìtica sobrepasa a la letra de las constituciones, debe aparecer excepcionalmente en el ordenamiento jurídico.

Para evitar estas situaciones de emergencia político legal, es necesario que quienes detentan el poder tengan apego a la letra de la ley durante el ejercicio de sus funciones, en todos los ámbitos de la gestión del Estado.

La falta del cumplimiento de la ley en el ejercicio del poder y la desvirtuación del espíritu de las leyes fundamentales, pueden terminar provocando situaciones de crisis político institucionales, que obligan a recurrir a las leyes de emergencia, que pueden entrar en tensión con las constituciones vigentes.

Cuando en una Nación se reforma y se interpreta la Constitución a la medida del poder de turno, la república se corrompe, porque el espíritu constitucional de limitar el poder queda en el olvido.

Por eso Montesquieu decía que “cuando en un gobierno popular caen las leyes en el olvido, como esto sólo puede provenir de la corrupción de la república, está ya perdido el Estado”.

Una Constitución que no garantice la división de poderes, el pluralismo político y la alternancia en el ejercicio del poder, va en contra el espíritu del derecho constitucional que es limitar el poder.

Leyes Reglamentarias

No se puede dejar de lado en este análisis a las leyes que reglamentan el ejercicio de los derechos constitucionales, que no pueden desvirtuar tanto sus textos como sus interpretaciones, los principios, garantías y derechos reconocidos en cada constitución. La Constitución de la Nación Argentina es clara al declarar esto en el artículo 28.

El principio del art. 28 debe estar siempre presente a la hora de interpretar las leyes y los tratados internacionales que tienen jerarquía constitucional, según el art. 75 inc. 22 de la Constitución de la Nación Argentina.

Publicado bajo licencia Creative Commons

Se puede reproducir mencionando la fuente.

Categorías
Política

Las élites de las democracias representativas

Introducción

Una característica de las democracias representativas, es que en ellas existe una élite que dirige al pueblo.

En una democracia representativa, sin la presencia de estas élites, el pueblo no podría gobernarse a sí mismo y por lo tanto, la democracia sería imposible, según Mario Justo López.

Teorías sobre las élites

Las teorías de Gaetano Mosca, Wilfredo Pareto y Robert Michels fueron particularmente críticas con la élite dirigente que siempre aparece en las democracias representativas.

Mosca fue quien introdujo el concepto ce clase política para referirse a esto. Este autor consideraba, que existe siempre una minoría que gobierna (la clase política) a la mayoría.

Pareto habló de la circulación de las élites, dado que él consideraba que la élite política no permanece estática, pues su estructura, su composición y la forma de relacionarse son el pueblo, va cambiando en forma continua.

Además sostenía, que las élites se renuevan o se reemplazan por distintas vías, según sean las necesidades, pero Pareto deja en claro que siempre son las élites las que verdaderamente detentan el poder y no el pueblo.

Más duro en el análisis de estas élites dirigentes fue Robert Michels, quien pensaba que en las democracias se cumple la “ley de hierro de la oligarquía”, que se basa en la necesidad histórica de la oligarquía de subsistir y perpetuarse.

Por eso Michels consideraba que a esta oligarquía solamente se la puede limitar y restringir, pero no se puede evitar que exista.

Los peligros de esas teorías

No han faltado críticas para estas teorías, dado que han servido de fundamento para el desarrollo de teorías totalitarias.

Sin embargo, fenómenos como la crisis del año 2001 en Argentina y los hechos que ocurrieron durante 2019 en Ecuador y Chile, obligan a enfocarse en realizar un profundo replanteo del sistema de representatividad que tienen las democracias latinoamericanas, para evitar que el descontento del pueblo, sea utilizado por quienes tienen interés en destruir las democracias republicanas en la región.

Publicado bajo licencia Creative Commons.

Se puede reproducir mencionando la fuente.

Categorías
Podcast Política

Derecho Politico-Concepto

https://soundcloud.com/mendive/el-derecho-politico
Categorías
Podcast Política

La delegación de facultades del Congreso al Presidente de la Nación

Categorías
Política

Poder Legal y Poder Real

El poder político es un elemento clave de la política, dado que el poder político quiere influir en la conducta de los individuos, por lo que se genera una relación política de mando y obediencia.

En esta relación política se va desarrollando una estructura, donde se van diferenciando jerárquicamente a las personas, donde las que tienen más jerarquía pretenden influir en la de menos jerarquía.

El poder político que no sea capaz de elaborar una estructura de poder, que le asegure prevalecer en esa relación de mando y obediencia, no tendrá poder alguno. Por eso Carlos Fayt, señala que el poder político es un poder dominante, cualquiera sea la jerarquía que tenga.

En un sistema político en donde el acceso al poder del Estado está institucionalizado,  el poder político legal lo detenta quien recibe el mandato del pueblo para ejercerlo, lo cual no necesariamente implica que sea quien detente el poder real.

El poder real puede estar en quien ejerce legalmente el poder del Estado o en personas y/o grupos que tienen influencia en las decisiones políticas, que pueden estar o no ocupando cargos dentro de la estructura del Estado.

Cuando ejercicio del poder real y del poder legal no coinciden, es necesario el desarrollo de actividades de cooperación entre ambos, pues de lo contrario, se desarrollará una actividad política en donde prevalecerá la faz agonal por sobre la faz arquitectónica.

Si esta faz agonal se caracteriza, por la permanente intención de quienes detentan el poder real, de imponer su voluntad por sobre quien detenta el poder legal, éste puede verse debilitado y desatarse una crisis político institucional, con presencia posibles acciones directas desde distintos sectores sociales, que generaran un desgaste en quien tenga el poder legal, que lo pueden colocar en la necesidad de abandonar el cargo, si no logra soportar las presiones de todo tipo que reciba, durante el desarrollo de esta lucha.

Según Maquiavelo, para esta situación de confrontación entre el poder legal y el poder real, hay una salida, si quien ejerce el poder legal quiere continuar en el cargo y quiere quedarse con todo el poder.

En el Capítulo XVIII de su inefable libro “El príncipe”, Maquiavelo dice que el príncipe tendrá que incumplir con sus promesas y dejar de lado las lealtades prometidas hacia quienes lo ayudaron a llegar al poder, actuando en dirección contraria a todo lo que les ha prometido y no titubear en hacerles daño en caso de ser necesario, porque “un príncipe prudente no debe observar la fe jurada cuando semejante observancia vaya en contra de sus intereses”.

Por lo tanto, el resultado de la confrontación entre el poder legal y el poder real dependerá: de la capacidad de resistir las presiones que tenga, quien detente el poder legal y de su determinación de concentrar todo el poder. Esto último, lo obligará buscar nuevos aliados y a estar dispuesto a traicionar, si es necesario, a quienes lo llevaron al poder.

Publicado bajo licencia Creative Commons

Se puede reproducir mencionando la fuente.

Categorías
Política

El origen del concepto de Nación

Origen etimológico.

El origen etimológico de la palabra nación es el término “natio” que originalmente, se utilizaba para identificar a la comunidad de extranjeros, conjunto de personas unidas por un origen común, diferente al de la ciudad o el país en el que habitaban.

En los barrios periféricos de la Roma imperial vivían las “nationes” de comerciantes sirios o de judíos de la diáspora.

Evolución de término.

Nationes era también el nombre que las universidades medievales utilizaban para referirse a los estudiantes que venían de distintos países y tenían sus propios gremios o corporaciones; la de París, la más internacional, se dividía entre «l´honorable nation de France», que incluía a los hispanos e italianos, «la fidéle nation de Picardie» (picardos y flamencos), «la venerable nation de Normandie» (celtas, en general) «et la constante nation de Germanie» (lenguas germánicas: Alemania, Austria, Inglaterra).

Lo mismo hicieron los concilios eclesiásticos, que, ante el decreciente dominio del latín por parte de los obispos asistentes, se veían obligados a dividirse en grupos lingüísticos o nationes.

Estas divisiones llegaron, en ambos casos, a desarrollar más tarde un significado ideológico (naciones como partidos o facciones), ya que esos grupos solían apoyar en bloque las opiniones defendidas por sus miembros más destacados (p. ej., el caso de los bohemios convertidos en «husitas», o los partidarios de diversos «anti-papas»).

Concepto.

Por lo tanto, nación puede definirse como un grupo humano entre cuyos componentes domina la conciencia de poseer ciertos rasgos culturales comunes (es decir, de ser un «pueblo» o grupo étnico), pero que, además, se halla asentado desde hace tiempo en un determinado territorio, sobre el que existe una conciencia de poseer derechos y la intención o el deseo de establecer una estructura política autónoma.

El asentamiento sobre un territorio y la ambición política sobre tal territorio son, así, los rasgos que diferencian a una nación de una etnia o de cualquier otro grupo humano. En ausencia de territorio es imposible formular una reclamación en términos nacionalistas.

El reclamo de un «ciudadanía diferenciada», tal como puede ser planteada por una minoría racial o sexual, pero sin aspiración a controlar un territorio, sería una reivindicación política, pero no de carácter nacional.

Publicado bajo licencia Creative Commons

Se puede reproducir mencionando la fuente.