Categorías
Política

Poder Legal y Poder Real

El poder político es un elemento clave de la política, dado que el poder político quiere influir en la conducta de los individuos, por lo que se genera una relación política de mando y obediencia.

En esta relación política se va desarrollando una estructura, donde se van diferenciando jerárquicamente a las personas, donde las que tienen más jerarquía pretenden influir en la de menos jerarquía.

El poder político que no sea capaz de elaborar una estructura de poder, que le asegure prevalecer en esa relación de mando y obediencia, no tendrá poder alguno. Por eso Carlos Fayt, señala que el poder político es un poder dominante, cualquiera sea la jerarquía que tenga.

En un sistema político en donde el acceso al poder del Estado está institucionalizado,  el poder político legal lo detenta quien recibe el mandato del pueblo para ejercerlo, lo cual no necesariamente implica que sea quien detente el poder real.

El poder real puede estar en quien ejerce legalmente el poder del Estado o en personas y/o grupos que tienen influencia en las decisiones políticas, que pueden estar o no ocupando cargos dentro de la estructura del Estado.

Cuando ejercicio del poder real y del poder legal no coinciden, es necesario el desarrollo de actividades de cooperación entre ambos, pues de lo contrario, se desarrollará una actividad política en donde prevalecerá la faz agonal por sobre la faz arquitectónica.

Si esta faz agonal se caracteriza, por la permanente intención de quienes detentan el poder real, de imponer su voluntad por sobre quien detenta el poder legal, éste puede verse debilitado y desatarse una crisis político institucional, con presencia posibles acciones directas desde distintos sectores sociales, que generaran un desgaste en quien tenga el poder legal, que lo pueden colocar en la necesidad de abandonar el cargo, si no logra soportar las presiones de todo tipo que reciba, durante el desarrollo de esta lucha.

Según Maquiavelo, para esta situación de confrontación entre el poder legal y el poder real, hay una salida, si quien ejerce el poder legal quiere continuar en el cargo y quiere quedarse con todo el poder.

En el Capítulo XVIII de su inefable libro “El príncipe”, Maquiavelo dice que el príncipe tendrá que incumplir con sus promesas y dejar de lado las lealtades prometidas hacia quienes lo ayudaron a llegar al poder, actuando en dirección contraria a todo lo que les ha prometido y no titubear en hacerles daño en caso de ser necesario, porque “un príncipe prudente no debe observar la fe jurada cuando semejante observancia vaya en contra de sus intereses”.

Por lo tanto, el resultado de la confrontación entre el poder legal y el poder real dependerá: de la capacidad de resistir las presiones que tenga, quien detente el poder legal y de su determinación de concentrar todo el poder. Esto último, lo obligará buscar nuevos aliados y a estar dispuesto a traicionar, si es necesario, a quienes lo llevaron al poder.

Publicado bajo licencia Creative Commons

Se puede reproducir mencionando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *